Atrapado por la Campana

Spread the love

(No, no se trata de la serie noventera)

¡Qué pasión, que pasonsote, mis mitoteros! ¿Listos para echarse unas risas con la historia del día? Porque les cuento que en plena supermanzana 231 de Cancún, ¡se armó un mitote de aquellos!

Resulta que un ratero super-inteligente tuvo una ideota brillante: ¡entrar a la pollería «Pechugon» por la campana de la cocina! Sí, así como lo oyen. Quiso hacer su gran entrada por el ducto más estrecho y pegajoso que pudo encontrar. Pero, ¿adivinen qué? ¡Se quedó atascado como pavo en Navidad! O como pollo en rosticería, ustedes decidan.

Imagínense la escena: las piernas del ladrón colgando de la campana, mientras los trabajadores de la pollería llamaban al 911 sin poder contener la risa. ¡Ahí sí que se armó el mitote!

Los bomberos y la policía llegaron al rescate, pero no sin antes tomarse un buen rato para liberar al «Hombre Araña», o debo decir, al Pollo Araña, de la campana. Después de un poco de trabajo y mucha grasa, finalmente lograron sacarlo de ahí y ponerlo bajo custodia.

¡Qué ocurrencias, mitoteros! Parece que este ladrón quería comer pollito y resultó ser la comidilla del día. ¡Y vaya si lo logró! ¡Hasta la próxima, mitoteros! Que la risa los acompañe siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *